Los Tigres del Norte

Amor de Madre

Dame por Dios tu bendición,
oh madre mía adorada,
que yo a tus pies pido perdón,
por lo que tanto he sufrido,
a donde estás en la mansión,
una mirada te pido,
madre querida, ruega por mí
al creador.

Tú que estás en la mansión,
de ese trono celestial,
mándale a mí corazón,
un suspiro maternal,
un suspiro maternal,
mandále a mi corazón,
que me hiere y que me hiere
el corazón.

Suscribirse a RSS - Los Tigres del Norte