Lorenzo de Monteclaro

Abrazado de un Poste

Me dejaste abrazado de un poste
esperándote y nunca llegaste
me dijiste que ahí te esperara
bien recuerdo que me lo juraste
ya muy noche me fuí de la esquina
a tomar; me metí a una cantina.

Me senté y le pedí al cantinero
una copa y después la botella
junto a mí se arrimó un compañero
que muy triste me dijo su pena
él también se quedó en una esquina
y a la cita tampoco fué ella.

Suscribirse a RSS - Lorenzo de Monteclaro